intervenciones en el paisaje cultural



.

martes, 24 de enero de 2012

Alejandra Gonzalez Soca

Montevideo, Uruguay “El Jardín de Ophelia” Site-specific

En este reino fantástico y real; mirífico y macabro; global; En los despojos de las viejas hecatombes nos afirmamos y vivimos. Son los muertos que nos dieron su vida, y nos dan sus huesos y cenizas, para que hagamos lo propio con nuestra descendencia. Pedro Figari, El Arquitecto

El Jardín de Ophelias se contruye en un tiempo suspendido, donde esa forma fresca de aparente inmovilidad resulta al fin de cuentas imposible de preservar. En cuanto se incluye en el paisaje, la pieza comienza un proceso de transformación, integración y absorción. La forma aparece multiplicada, común e individual. Es mi rostro, pero puede ser cualquier rostro. Considero que las líneas de reflexión y riqueza de interpretación que atraviesan esta obra se multiplicarán en el diálogo con el otro observador-participante, evidenciando el juego de tensiones dislocaciones que la pieza convoca: cultura-natura, animado-inanimado, subjetivo-intersubjetivo, local-global.

El tiempo con sus contracciones y expansiones se convierte en un componente esencial, que nos remite a los ciclos vitales y la búsqueda de sentido, la cual termina proyectándose en el encuentro con el otro, activado la sustancia simbólica.