intervenciones en el paisaje cultural



.

viernes, 5 de abril de 2013

Viejo Paraná

En tierras frágiles

"Yo no sé lo que me dice propiamente, pero habla”
Carl Gustav Jung

Un miércoles del mes de marzo, trece artistas desembarcaron en el islote Los Benitos* a la altura boya 427 del río Paraná. La naturaleza penetró la piel de los recién llegados, expectantes, ansiosos, abiertos a las costas del río y a la densidad del humedal. En unas pocas horas las dinámicas de trabajo quedaron planteadas y la diversidad de propuestas los dispersó hacia los distintos hábitat de la isla. Hubo quienes modificaron sutilmente el espacio de la floresta, interrumpiendo el trayecto de un sendero, mimetizando su propio cuerpo con el ambiente o entretejiendo troncos y ramas. Otros prefirieron escoger horarios de trabajo específicos, de madrugada o al anochecer, a modo de obtener una imagen mutante sobre hilos o recortar un paisaje sonoro. Algunos requirieron llevar a cabo inmersiones en el agua para recoger arcilla del río, pautar un ritual performático o fijar secciones de los trabajos durante su proceso.

Ingresar dentro de la obra para luego atravesar la naturaleza (o viceversa) se constituye en la principal dinámica… Un volumen que desplaza el aire, un leve peso ejercido al otro lado de la rama, la humedad de un zumbido, un corazón que late. Los artistas transitan el desafío que la naturaleza les impone, y un irreductible no-yo se hace presente bajo el umbral de las consciencias… Todo está vivo. Incognoscible. De una infinitud a otra respira y traspasa los cuerpos en acción.

Con el paso de los meses, y de las distintas estaciones, el proceso de biodegradación avanzará poco a poco. En consecuencia, el paisaje original, momentáneamente convertido en galería a la intemperie, parecerá restaurarse. Minúsculas trazas de las obras quedarán visibles, algún junco doblado o una rama aquí y allá...pero por sobre todo, permanecerá también la memoria de la obra en el cuerpo de cada artista, y porqué no, en la percepción del visitante que recorra la isla. Por consiguiente, un proceso se completa, el ciclo natural se renueva y la tierra vuelve a ser meditada.

                                              Teresa Pereda
                                              Marzo de 2013

*El Islote Los Benitos es una isla joven, de 15has., formada hace tan solo treinta años en el lecho del canal del brazo Viejo Paraná. Su conformación se debió a la acumulación de sedimentos, provocada por la presencia de un gran árbol, arrastrado y depositado allí por el río.

“Textos posibles para senderos improbables” Mariana Brihuega (CABA)
“Garden” Rodrigo Bruna (Santiago, Chile)
“Un vestido de tierra” Isabel Caccia (Río Ceballos, Córdoba)

“Soy” Diana Campos (Victoria, Entre Ríos)

“Muchedumbre” Valeria Conte Mac Donell (San Martín de los Andes, Neuquén)

“Casa Universo" Marcelo Federico (Adrogué, Buenos Aires)
“El Hombre del Paraná” Gustavo Fernández (Montevideo, Uruguay)
“Señal” Daniel Fitte (Sierras Bayas, Olavarría, Buenos Aires)
“El sonido de los pájaros” Laura Glusman (Rosario, Santa Fé)
"Colonización” Karen Macher Nesta (Lima, Perú)
“Trilogía” Francisco Mateos (Paraná, Entre Ríos)  
“Caligrafías Textiles” Nilda Rosemberg (Bahía Blanca, Buenos Aires)
"Puntos de vista" Irene Serra (CABA)