intervenciones en el paisaje cultural



.

lunes, 27 de julio de 2015

La cabeza y el corazón

Valle de Urubamba, Cusco, Perú 
El pelo lleva consigo la historia de uno mismo; nos define y nos narra. Trenzarse el pelo en el mundo andino tiene diversos significados. No es simplemente un peinado, es una afirmación de fortaleza y feminidad. 
En un viaje al Cusco este año 2015 pregunté a una persona local si existía alguna tradición para continuar trenzándose el pelo tantas décadas. Todas llevan trenza, o casi todas, muy bien peinadas y largas. Recogí diversos relatos: que durante la invasión española las mujeres se escondían las semillas en las trenzas para que luego de que todo les fuese arrebatado les quedara algo para poder comenzar desde cero más adelante; que era una manera espiritual de conectar los pensamientos con el corazón y mantener una unidad; que era una manera de continuar la ideología de Micaela Bastidas que luchó por los derechos de los indígenas....en fin, historias que no he podido corroborar, pero que en el fondo tienen todas el mismo fondo: la fortaleza de las generaciones femeninas que se transmiten por generaciones como una manera de reafirmar su identidad. 
De esta manera decidí involucrarme en el ambiente en el cual me encontraba trenzándome el pelo con un material natural abundante de la zona que pude conseguir en el mercado y está relacionado con el alimento, en mi proyecto también con el alimento para el alma: el trigo. Cuál sería mi sorpresa que al empezar a trenzarme yo misma se me acercó Daniela, una niña local, a ofrecer trenzarme ella. Luego vinieron sus hermanas para ver qué pasaba, y de pronto, sin pedirlo siquiera, se unieron al proyecto mi madre y mi hija a ser trenzadas con trigo también. 
Estuve encantada de que se unieran. Con eso se consolidaba nuevamente la idea inicial: generaciones trenzando otras generaciones de mujeres, traspasando sabiduría y tradición en un acto sencillo, como jugando.
Material: trigo verde
Karen Macher Nesta, 28 de Julio, 15:30hs.
Valle de Urubamba, Cusco, Perú