intervenciones en el paisaje cultural



.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

tricot victoria

Mariana Brihuega.  

Desarmarse, romperse, desmadejarse, solamente para tener la posibilidad de volver a configurarse uno mismo, de otra manera inesperada, nueva, insospechada. La misma escencia en la memoria de nuevos recuerdos en esta reconstrucción de mi misma que me sorprende tejiendome de nuevo. Claudia Díaz Ave-Nido, Irene Serra Ojo de Dios, Adriana Omahna Redes, Diana Campos Flores, Marisa Nuñez El nombre tricoteras viene de tricot, tejido realizado con dos agujas. Entendemos el tejido, no sólo como una técnica para la confección de prendas, (los pescadores hacen redes para pescar, se usan los nudos como sistema de medición, se hacen trenzas con los cabellos) sino como lugar en donde se enlazan y conviven diferentes materiales, experiencias, situaciones, que dan forma a una trama. La propuesta de trabajar sobre el espacio natural es tener una mirada diferente sobre el entorno, generalmente los espacios naturales están destinados al ocio y el esparcimiento. No sólo se trata de intervenir el espacio, la idea no es agregar algo al paisaje, sino que con los elementos que allí se encuentran, poder hacer un señalamiento estético que permita crear otro espacio de contemplación. La eleccion de realizar este tipo de intervencion en el paisaje natural, viene asociada a la idea de salir del taller, del espacio íntimo de trabajo y realizar una obra que se vincule de manera grupal al entorno. El espectador no va al encuentro de las obras, ellas se emplazan en su habitat creando nuevos puntos de vista. No sólo se trata de subir, trepar, caminar el paisaje, sino de establecer otros recorridos. Las obras, generalmente realizadas con material reciclado y orgánico, hablan del compromiso con el cuidado del medio ambiente y de los vínculos con la historia del lugar. Consiste en ir al encuentro de lugares y situaciones que queremos proteger y preservar.